lunes, 30 de octubre de 2006

¿Cuál será el futuro de la Red?

Posted by Departamento de Teología  |  at   19:02


Interesante reflexión sobre la noticia más importante de los últimos años sobre internet y el futuro de las comunicaciones.

Los gobiernos se preparan para controlar la Red
Ay, ICANN, cuánto te vamos a echar de menos

250 representantes de gobiernos y 'partes interesadas' se reunieron el pasado martes en Ginebra, Suiza, al objeto de coordinar esfuerzos para crear un organismo adscrito a la ONU que se encargue de controlar aspectos clave de Internet. Los resultados del encuentro parecen indicar que se avecina un concertado esfuerzo por parte de los estados del mundo para poner orden en el lejano oeste del ciberespacio. ICANN, la fundación semiprivada que controla ahora varios aspectos claves de la Red, ha sufrido incontables ataques desde su creación, muchos de ellos más que merecidos. Pero al menos está formada por, desde y para la Red. Su sustitución por una burocracia internacional sometida a politiqueos no va a ser una buena cosa.

La toma de Internet por los gobiernos del planeta puede ser un desastre incalculable. La extensión y vigor de Internet se deben en buena parte a su anárquica cualidad, y a que todo el que ha querido ha podido lanzar a la Red lo que ha inventado: programas, sistemas operativos, músicas, ideas, virus, 'spam' (no todo iba a ser bueno). Si los gobiernos se hacen cargo, ¿cuánto tiempo pasará antes de que haya que pedir permiso para tener un dominio? ¿O para desplegar un nuevo programa? ¿Cuánto tiempo pasará hasta que la Red se vea implicada en la política internacional, en las represalias comerciales, en las tensiones geoestratégicas, en los cupos idiomáticos?

¿Cuánto tiempo pasará hasta que la Red pierda su cualidad fundamental: la total apertura a nuevos contenidos, sin límite?

Si la ONU gobierna la Red habrá contenidos prohibidos. Los habrá en los que estaremos (casi) todos de acuerdo: pornografía infantil, propaganda racista, recetas para construir explosivos. Pero si los gobiernos tienen algo que decir habrá más: algunos países tienen rígidos estándares de moralidad, y los querrán incorporar al tejido básico de la Red. Otros querrán represaliar a sus enemigos comerciales negándoles acceso a determinada información. Los terceros querrán asegurarse de que un porcentaje mínimo del contenido esté en su idioma. Y los de más allá exigirán que al enemigo en su guerra se le niegue el acceso.

¿Alguien cree que Winamp se hubiese distribuido si hubiese tenido que pasar por un comité de expertos de la ONU? ¿O que Linux hubiese podido nacer? ¿Habrían tenido las redes P2P alguna posibilidad de existir si hubiesen precisado de un permiso?

No: si los gobiernos se hacen con la Red pronto tendremos cosas como las que tenemos en España: grandes programas de 'mejora' y contra la 'brecha digital' pagados con exorbitantes tasas por los dominios, para conseguir los cuales habrá meses de retraso por el papeleo inherente. No habrá manera de estar seguro de que la página que pongamos en la Red tiene todos los permisos en regla, por la multiplicidad de diferentes papeleos necesaria. De hecho nadie tendrá todos los papeles en regla, de modo que cerrar una página web será tan sencillo como inspeccionar su burocracia y encontrar el error: los poderosos no tendrán problemas en silenciar voces disidentes.

La Red se está haciendo demasiado importante como para dejar fuera de su control a los gobiernos, es cierto. Pero una cosa es que participen, y otra que se hagan cargo del control. Nada es más opuesto en filosofía, estructura y funcionamiento a Internet que un gobierno estatal. No es sólo incomprensión: es quintaesencial oposición metafísica. El gobierno estadounidense ya tuvo en tiempos su experiencia al respecto: mezclar Internet y gobiernos provoca su aniquilación mutua con enorme descarga de energía. El antiguo 'zar' de Internet del gobierno Clinton, Ira Magaziner, puede atestiguarlo.

Muchos han criticado a ICANN, y sus formas de actuar. En un entorno de transparencia absoluta, sus maneras no han sido siempre todo lo democráticas que debieran, ni sus procesos han estado exentos de errores. Pero su lugar en la historia está asegurado: 'otros vendrán, que bueno me harán'. Cuánto les vamos a echar de menos.

Tomado del Navegante de "El Mundo"

Tagged as:
Sobre el autor

Blog del departamento de Teología del Istic

1 comentarios :

Anónimo dijo...

Who knows where to download XRumer 5.0 Palladium?
Help, please. All recommend this program to effectively advertise on the Internet, this is the best program!

Suscríbete
¡Recíbenos en tu email!

Proudly Powered by Istic (Gran Canaria) .
back to top