sábado, 18 de octubre de 2014

Un itinerario por los descubrimientos en la evolución humana

Posted by Recursos Teologicos  |  at  0:43

martes, 8 de abril de 2014

Historia de la Iglesia en Canarias

Posted by Recursos Teologicos  |  at  19:36


La huella de la historia

sábado, 14 de septiembre de 2013

¿Qué es la salvación?

Posted by Recursos Teologicos  |  at  11:43

Vídeo de un teólogo adventista sobre la salvación. Sin la perspectiva sacramental como intervención del Espíritu Santo para ayudarnos en nuestra correspondencia, sí insiste, lógicamente, en la fe como confianza en el amor de Dios y también en la conducta como consecuencia de la salvación. Incluso cita al apóstol Santiago a propósito de la "fe viva".


jueves, 16 de mayo de 2013

Diálogo Crítico: condiciones de Robert Apatow

Posted by Recursos Teologicos  |  at  6:01




¿Qué es dialogar? 

Recordemos que las etimologías de la palabra diálogo son dos palabras griegas: dia, a través y logos, razón y palabra. Así que dialogar es un intercambio verbal y razonado entre dos o más personas que se realiza de acuerdo a determinadas condiciones. 

4.2 El diálogo crítico 

La máxima expresión del diálogo es el diálogo crítico, cuyo objetivo es llegar al fondo de algún tema o asunto y aproximarse lo más posible a la verdad. Los diálogos de Platón constituyen el prototipo de los diálogos críticos. 

Los buenos seminarios académicos, se sustentan en el diálogo crítico. En la educación superior es cada día más frecuente asistir a seminarios en vez de los cursos tradicionales, lo cual es muy alentador. El auténtico seminario es aquél en donde circulan las ideas con plena libertad en aras de la verdad o de lo que se considera mejor para todos. En esta cultura de la participación generalizada, es de primordial importancia saber dialogar, para enriquecer cada sesión. 

4.3 - Las condiciones necesarias para el diálogo crítico 

De acuerdo a Robert Apatow (1999) cuatro son las condiciones que hacen posible el diálogo crítico: La amistad, dialogar acerca de un solo tema por sesión, tener como propósito alcanzar la verdad o aproximarse a lo que entendemos por ésta y finalmente el respeto al logos: la razón y el lenguaje. 

a) La amistad 

Es necesaria una relación de persona a persona entre los dialogantes. Una persona no puede dialogar cordialmente con un personaje, porque estaría necesariamente a la defensiva impidiendo que el personaje, con el delirio de grandeza que le caracteriza, lo avasalle, lo domine. 

Pero la persona tampoco puede dialogar normalmente con un personoide, ya que éste, cuando no está quejándose y sintiéndose víctima de todo, sólo está esperando que le digan qué hacer o qué opinar porque no tiene vida propia. Así pues sólo puede haber un diálogo cordial, fluido, natural, entre las personas libres, con la conciencia de su propia dignidad, dispuestas a aprender lo que no saben pero también de aportar lo que está en sus manos. 

Se requiere una relación de igual a igual. Esta característica se desprende de la anterior. Si no es posible el diálogo de una persona con personajes y personoides, por la misma razón no es posible el diálogo entre desiguales; entre dominador y dominado, entre jefe y subordinado. Sólo cuando los dialogantes renuncian a sus credenciales de poder o de autoridad, es posible que el diálogo fluya cordialmente. 

Al trascurrir del diálogo es preciso que los dialogantes asuman actitudes congruentes con la amistad. Como la cordialidad es una manera de ser y la amistad, una actitud hacia el otro, es preciso que ambas estén presentes durante el diálogo, y esto se muestra con otras actitudes afines como las siguientes: Cordialidad, honestidad, sinceridad, humildad, confianza, comprensión, aceptación de las diferencias y reconocimiento de los propios errores. 

Estar en desacuerdo con alguien no es atacarlo. Con frecuencia el exceso de susceptibilidad nos hace creer que cuando alguien piensa distinto de nosotros, nos está atacando personalmente y entonces nos sentimos obligados a responder y no siempre en buenos términos. Nuestra mentalidad tiene que cambiar para que el diálogo no se interrumpa. 

b) - Abordar un solo tema en cada sesión 

Que el tema sea de interés general y aceptado por los dialogantes. Cuando el tema prende el interés de los presentes, el diálogo fluye con facilidad y abundancia de participaciones. 

No se vale proponer un tema con segundas intenciones. Hay que tener cuidado con los participantes manipuladores que suelen proponer temas para “llevar agua a su molino”, para sacar ventaja personal del mismo. 

No “picotear” los temas. Cuando durante un supuesto diálogo se pasa de un tema a otro a la menor provocación, ya no es un diálogo sino una charla informal o simple “cotorreo”. 

Cuidado con las digresiones. Es a todas luces aconsejable evitar las digresiones, salirse del tema. Sin embargo, cuando un grupo esté consciente de que cayó en una digresión pero en ese momento el grupo la considera importante, se puede continuar en ella hasta agotarla y cuando esto ocurra, regresar al tema original. 

c) - La verdad 

Nadie es depositario de la verdad absoluta. Es sumamente importante estar convencidos de esto para no estar reclamando a cada instante que tenemos la razón, cuando de hecho no la tenemos. La práctica del diálogo crítico nos enseña que entre todos vamos llegando a la verdad, porque en el mejor de los casos, todos tenemos parte de ella. Cuidado con las actitudes dogmáticas impropias para dialogar. 

Nadie es absolutamente sabio ni absolutamente ignorante. La experiencia de vida nos dice que todos conocemos algo y que tenemos nuestra propia cultura por muy simple que pudiera parecer; que nadie, por muy inteligente y estudioso que sea, domina todos los conocimientos acerca de todo. Ante esto no nos queda más que unirnos y ayudarnos entre todos para conocer, saber, aprender y crecer. 

En el diálogo todos se ayudan para alcanzar el objetivo. Al contrario de los debates en donde necesariamente unos ganan y otros pierden, en el diálogo crítico todos salen ganando cuando se alcanza el objetivo de acercarse o de llegar a la verdad. Así como es sumamente satisfactorio que un grupo de amigos sea capaz de pintar decorosamente un local para atender consultas de la comunidad, de la misma manera es sumamente satisfactorio cuando con la ayuda de todos, un grupo de personas alcanza la verdad acerca de algo o por lo menos acuerdan cosas importantes. 

La objetividad absoluta es una tomadura de pelo. Una de las herencias del positivismo es “la vana pretención” como dijera Sor Juana, de ser absolutamente objetivos, cuando todos tenemos que opinar necesariamente desde nuestra propia subjetividad. Lo que sí debemos exigirnos entre todos, es el no distorsionar la información ni alterar los testimonios o datos. 

Nuestra subjetividad por ser ambivalente requiere ser moderada. En el apartado anterior señalaba que dialogamos desde nuestra propia subjetividad. Lo positivo de ésta, es que podemos confiar en ella porque contiene la verdad de nuestra propia experiencia vivida; pero al mismo tiempo nuestra subjetividad lleva consigo un cúmulo de prejuicios sin sustento que pueden impedirnos llegar a la verdad. Esta es la parte negativa de nuestra subjetividad. Cuando los dialogantes son honestos y están abiertos a la verdad, sus compañeros les harán caer en la cuenta de sus prejuicios para no caer en el error. 

Es necesario darle la razón a quien la tenga. En el diálogo, como nadie tiene que sobresalir ante los demás, sin importar de quién se trate, se le da la razón al que la tenga y de igual manera, aún a las personas muy reconocidas, cuando se equivocan, no hay que dudar en decírselo con fundamento.. 

Cuando no sea posible llegar a la verdad, al menos llegar a conclusiones provisionales o puntos de acuerdo. Para evitar caminar en círculo como el burro de la noria, a veces es necesario avanzar poco a poco mediante puntos de acuerdo aceptados por todos. 

d)- Respeto al logos 

En griego logos significa razón y palabra. ”Como razón comprende y como palabra se hace comprender”, escribió Leopoldo Zea.(1987). 

+ Como razón 

Desde el punto de vista de su naturaleza, algunos autores han clasificado las verdades en: a) verdades de razón, aquéllas que requieren de razonamiento lógico o matemático. 
b) verdades de hecho las que requieren de prueba experimental, demostración fáctica o de argumentación convincente. 
En cuanto a lo que es evidente, lo que a todos nos consta, no es necesario razonarlo, probarlo, demostrarlo o argumentarlo; solo hay que percibirlo y aceptar dicha percepción. 

Pensar lógicamente. Lo menos que nos exige el logos, es transitar aceptablemente por los razonamientos deductivo, inductivo y analógico, respetando las leyes de la lógica y conociendo además las limitaciones de cada uno de los razonamientos anteriores: El primero, no es capaz de generar nuevos conocimientos; el segundo es de carácter probabilístico y el tercero es bastante débil ya que sólo se puede usar sin mucho riesgo de equivocarnos, cuando se trata de conceptos o de realidades semejantes para no caer en analogías abusivas. 

Saber argumentar. Cuando el razonamiento lógico no es suficiente, se hace necesaria la argumentación, entendida ésta como “el conjunto de técnicas de organización lógica de un texto o discurso destinado a demostrar la validez de una proposición, mediante las conclusiones derivadas de su análisis” (Noel Angulo Marcial). Naturalmente que toda argumentación requiere de una base lógica pero se nutre también de la vida real, de la experiencia vivida y de las necesidades humanas. 

Echar mano de los recursos intelectuales que están a nuestra disposición. El primero de estos recursos es definir los conceptos que utilizamos o en su caso pedirle al dialogante que lo haga cuando ha empezado a hablar de un tema sin definir los términos. Por su parte, la clasificación lógica de los diferentes conceptos permite llevar un orden racional en nuestro discurso. 

La división lógica es muy parecida a la clasificación y se utiliza cuando tenemos un todo físico o lógico y es necesario analizar cada una de sus partes. Tanto la división como la clasificación, para que sean útiles, señala Susana González Reyna (1990, 99) deben ser consistentes y completas. Consistentes, cuando las categorías distributivas son excluyentes entre sí. Completas, cuando la suma de las partes distribuidas son igual al todo. 

Conviene también hacer las precisiones y distinciones necesarias para no caer en el error. 

Otra herramienta necesaria es la explicación, que pretende dar razón del por qué de las cosas o en qué consiste algo. 

Evitar los sofismas y sobre todo las falacias. Los pensamientos falsos pero con apariencia de verdad expresados involuntariamente se llaman sofismas. Cuando éstos se utilizan voluntariamente, reciben el nombre de falacias. 

+ Como palabra 

Saber discurrir, enhebrar enunciados, párrafos y discursos completos, congruentes e inteligibles. 

Cuidar y ampliar nuestro léxico. Darle su justo valor a las palabras y llamar a las cosas por su nombre, lo que significa que únicamente utilizaremos las palabras cuyo significado conozcamos perfectamente. Para lograr lo anterior es preciso que leamos bastante y por gusto pero también que redactemos con frecuencia, aunque sea nuestro diario personal. 

Asimismo, evitar las incorrecciones del lenguaje (solecismos), la empobrecedora calca de vocablos y expresiones tomados acríticamente del inglés (barbarismos) y los disparates. 

Cuidar la semántica. Respetar el significado denotativo o propio de palabras y expresiones. Así por ejemplo, aún en el medio académico muchas personas de reconocido prestigio emplean incorrectamente palabras como “adolece” y “festinar”, porque se dejan guiar por el parecido. En efecto, “adolecer” se parece a “carecer” pero no son sinónimos y “festinar” se parece a “festejar” pero son dos cosas distintas. 

Otra forma de cuidar la semántica consiste en definir el significado de arcaismos: palabras o expresiones actualmente en desuso; o de neologismos: palabras o expresiones nuevas cuyo significado no siempre es conocido por todos. Entre los primeros tenemos los latinismos, como por ejemplo: “ ex professo” y “mutatis mutandis”. Entre los segundos, encontramos múltiples expresiones originadas en las nuevas tecnologías que diariamente se están actualizando. 

Cuidar la sintaxis. Consiste en construir correctamente desde los enunciados bimembres hasta los discursos completos, de tal manera que todos sepan de qué o de quién se está hablando y qué es lo que se afirma o se niega de ese sujeto gramatical. 

Cuidar el estilo académico. Esto no nada del otro mundo, sino escribir en forma directa, con orden, claridad, unidad, concisión y precisión. Respetar la congruencia externa (el género al que pertenece el escrito en cuestión: ensayo, informe, monografía, etc.) así como la congruencia interna (que no haya contradicciones a lo largo del discurso). Evitar las afirmaciones sin respaldo o fundamento y darle el crédito que en justicia le pertenece, a cada autor del que se haya tomado informaciones o ideas. 

4.4- Cómo dialogar 

Una vez que los dialogantes se ponen de acuerdo acerca de la fecha, la hora, el lugar y el tema, el que coordina el diálogo (d1) es el mismo que lo inicia mediante una lectura breve, un pequeño relato o formulando una pregunta que provoque la participación. El siguiente dialogante que toma la palabra (d 2), antes de expresar su opinión, lo primero que hace es sintetizar (algunos autores emplean el término verificar) lo que dijo (d 1). Y si éste está de acuerdo con la síntesis o verificación, el diálogo continúa; pero si no está de acuerdo el mismo (d 1) sintetiza o verifica lo que dijo, o espera a que (d 2) lo haga satisfactoriamente. Una vez sintetizado lo que expresó (d 1), es cuando (d 2) interviene expresando su punto de vista, que puede consistir en alguna de estas acciones: ampliar, profundizar, matizar, ejemplificar, rebatir, comentar, aclarar, explicar, demostrar, corregir, distinguir, definir, etc. . El diálogo continúa con un tercer dialogante (d 3) que resume o verifica lo dicho por (d 2) y así sucesivamente. 

El coordinador intervendrá lo menos posible y sólo lo hará para agilizar el intercambio de opiniones, procurando que todos participen, que nadie acapare la palabra, evitando las digresiones innecesarias y manteniendo el clima de cordialidad en todo momento. 

Sin importar el número de participantes, lo verdaderamente importante durante este proceso, es la capacidad de todos para reflexionar en forma conjunta con la mayor objetividad para conservar la integridad del logos, es decir el flujo del razonamiento, la atención concedida a las palabras y las posiciones sometidas a análisis, hasta llegar juntos a la verdad o aproximarse a ella. 

Cuando el diálogo empieza a empantanarse, cuando se aproxima a un callejón sin salida, es necesario hacer algo al respecto, sobre todo el coordinador. Los especialistas aconsejan que en ese caso se cambie el contexto del aquí y el ahora y empezar a imaginar, a soñar despiertos: “Qué pasaría si . . . “ o “Vamos a suponer . . .” como si los presentes vivieran en otro planeta y en otra época; es decir, en otras condiciones y circunstancias. 

Al final del diálogo conviene hacer una recapitulación de lo ocurrido, bien sea el mismo coordinador o bien, otro dialogante y cuando se tiene la fortuna de llegar a conclusiones, pues formularlas con claridad. Con frecuencia sólo se llega a acuerdos parciales o puntos de acuerdo aceptados por consenso y entonces hay que formularlos con claridad. 

Con frecuencia a los dialogantes que no están formados en la cultura del diálogo, les cuesta mucho trabajo aprender a escuchar con atención a los demás dialogantes, ya que están más preocupados por pensar lo que van a decir. Por esa razón al principio carecen de la habilidad para resumir o verificar lo que dijo el dialogante que les antecedió en el uso de la palabra. Ante esto y con toda la calma del mundo, el coordinador insistirá en que cada resumen o verificación sea fiel y no “más o menos”.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Hermenéutica de la reforma

Posted by Recursos Teologicos  |  at  16:10


Il Rev. Prof. Miguel De Salis propone alcune chiavi teologiche che permettono di leggere il Concilio Vaticano II secondo "l’ermeneutica della riforma" suggerita da Benedetto XVI. Confronta le affermazioni del Pontefice nel discorso alla Curia Romana del 2005, con il dibattito teologico recente; analizza il termine "riforma" nella teologia cattolica, presentando la sua necessaria relazione con la "continuità dell’unico soggetto-Chiesa".

jueves, 25 de abril de 2013

Las grandes cuestiones de la filosofía contemporánea: "Pienso luego existo"

Posted by Recursos Teologicos  |  at  18:16


  • Un repaso a las grandes cuestiones de la filosofía contemporánea
  • Con la participación de 14 de los más destacados pensadores de la actualidad
  • Filósofos, como Lledó, Savater, Rafael Argullol, Manuel Cruz, Amelia Valcárcel
  • Educadores, como José A. Marina, Victoria Camps, Javier Sádaba o Punset
  • Destacamos la participación de Eugenio Trías, que nos dejó recientemente
  • Pienso, luego existo se ha emitido el domingo, 21 de abril, en La 2 de TVE


viernes, 5 de abril de 2013

C. Boff: "La modernidad no tiene nada más que decir al hombre postmoderno"

Posted by Recursos Teologicos  |  at  10:17


Fuente: www.ojodegatoenlaniebla's blog 

En contraste con su hermano Leonard, Clodovis Boff, también antiguo teólogo disidente, brindó recientemente unas declaraciones humildes reconociendo que hubiera sido mejor hacerle caso a Ratzinger. Se transcribe el artículo publicado en ACEPRENSA el 13 de marzo pasado que resume la entrevista original publicada en el Folha de S. Paulo.

Clodovis Boff: “Ojalá hubiéramos hecho caso a Ratzinger”
Clodovis Boff, hermano del teólogo disidente Leonardo Boff, explica en una reciente entrevista al diario
brasileño La Folhade S. Paulo, su visión de la teología de la liberación, así como del Papa emérito Benedicto XVI. En 1986 los hermanos Boff publicaron una carta contestataria al cardenal Joseph Ratzinger sobre la declaración Libertatis conscientia de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que analizaba los desvíos doctrinales de dicha teología.
Años después, en 2007, Clodovis, a diferencia de su hermano, se manifestaba abiertamente crítico con las ideas que antes defendía. Dijo que la teología de la liberación había incurrido en “la instrumentalización de la fe en la política” y expresó claramente “que habría sido mejor tomar en serio la crítica de Ratzinger”.
Respecto a si el luego Papa Benedicto XVI fue el enemigo de la teología de la liberación, Clodovis reconoce ahora que “en los dos documentos publicados, Ratzinger defendió el proyecto esencial de la teología de la liberación: el compromiso con los pobres como resultado de la fe. Al mismo tiempo, criticaba la influencia marxista (…) El documento de 1986 señala la primacía de la liberación espiritual, perenne, sobre la liberación social, que es histórica. Las corrientes hegemónicas de la teología de la liberación prefirieron no comprender esta distinción. Esto ha hecho, con frecuencia, que esa teología haya degenerado en ideología”.
Clodovis niega que los teólogos de la liberación hayan sido sometidos a procesos inquisitoriales. La Iglesia no puede entrar en negociaciones cuando se trata de la esencia de la fe: “La iglesia no es como la sociedad civil, donde la gente puede decir lo que quiera. Estamos vinculados a una fe. Si alguien profesa algo diferente de esta fe se autoexcluye de la Iglesia”.
El entrevistado afirma que “siempre he sido claro acerca de la importancia de poner a Cristo como el fundamento de toda teología. En el discurso hegemónico de la teología de la liberación, sin embargo, advertí que la fe en Cristo solo aparecía en el fondo. Pero pensé con condescendencia que, con el tiempo, esto se arreglaría”. No ocurrió así.
La hipótesis del “cristiano anónimo”
Clodovis expresa que estuvo muy influido por el teólogo alemán Karl Rahner, quien “concibió la teoría del ‘cristiano anónimo’, por la que cualquier persona que lucha por la justicia es un cristiano, aunque no explícitamente”. Los teólogos de la liberación tuvieron la misma ingenua suposición. “La hipótesis del ‘cristianismo anónimo’ era una buena excusa para dejar de lado a Cristo, la oración, los sacramentos y la misión, pasando a dedicarse a la transformación de las estructuras sociales. Con el tiempo, he visto que esto es insostenible por no tener base suficiente en el Evangelio, en la gran tradición y el magisterio de la Iglesia”.

Clodovis cuenta que en los años 70, el cardenal Eugenio Sales le retiró la licencia para enseñar teología en la Universidad Católica de Rio. Sales le explicó con afabilidad que una confesión cristiana de la fe es esencial en el compromiso cristiano. Clodovis afirma que asumió la crítica y después “vi que con el rahnerismo, la Iglesia se convertía en irrelevante. Y no solo ella, sino Cristo mismo”.
Clodovis afirma que Benedicto XVI combatió los intentos de secularizar la Iglesia, porque la Iglesia secularizada es irrelevante para la historia y para los hombres. También considera que “la religión es una opción del 85% de la humanidad. Los ateos no son más del 2,5%. Junto con los agnósticos, ni siquiera llegan al 15%. Son una minoría culturalmente importante, que sin duda domina el micrófono y el lápiz, los medios de comunicación y el mundo académico. Pero están perdiendo gas. Hay un renacimiento del interés de los jóvenes en la espiritualidad”.
Respecto al futuro de la Iglesia Clodovis dice que “La modernidad no tiene nada más que decir al hombre postmoderno. El marxismo, el socialismo, el liberalismo y el neoliberalismo han perdido su credibilidad (…) ¿Quién tiene algo que decir? Las religiones y sobre todo, en Occidente, la Iglesia católica romana”.

domingo, 27 de enero de 2013

Entraña de la fe y praxis en la Caridad

Posted by Recursos Teologicos  |  at  16:27


En momentos de crisis injustas y confusión, de fundamentalismos-integrismos o, su otra cara, de relativismos a todos los niveles y ámbitos de la vida. Tal como los que estamos viviendo actualmente, conviene pararse y volver a lo esencial de las cosas y de la realidad. En especial, en el ámbito de la fe cristina y eclesial. Eso es lo que pretendemos en este escrito. Con la guía de la reflexión teológica actual y, en especial, con la tradición-enseñanza de nuestra iglesia católica (universal), ya bi-milenaria; teniendo, singularmente, como brújula al Concilio Vaticano II. La entraña de la fe es el Dios Padre con su corazón  Materno, el Dios Amor, revelado en la vida y pascua (en el pobre y crucificado-resucitado) del Hijo. En Jesús de Nazaret, el Cristo salvador y liberador con su proyecto para la humanidad, el mundo y la historia: el Reino de Dios y su amor fraterno y perdón, su vida, paz y justicia con los pobres (empobrecidos y oprimidos, excluidos y víctimas de la historia). Aquí se encuentra el corazón de la fe, en el Dios que en Jesús y su Don (Gracia) del Reino nos da la vida y salva en el amor fraterno, paz y justicia con los pobres; y, de esta forma, nos libera integralmente del pecado y de la muerte, de todo mal, injusticia y opresión. Como se observa, con la vida y Pascua de Cristo el Reino y su salvación empieza ya, aquí, en la vida del mundo y de la historia con la realización de la fraternidad y el amor, de la paz y la justicia con los pobres. Lo que culmina en la vida plena-eterna, en la liberación definitiva del pecado y de la muerte, de todo mal, injusticia y sufrimiento.

 En este sentido, como se ve claramente, el Reino de Dios tiene un carácter personal y, a la vez (de forma inter-relacionada), comunitario, social y público, ético-político en el sentido que busca para los pueblos, el mundo y la historia: la fraternidad y el bien común, la paz y la justicia con los pobres. Es el significado de la Encarnación de Dios en Jesús que asume toda la realidad (personal y socio-política, la historia y la creación-cosmos), para salvarla y liberarla globalmente. La Encarnación del Reino de Dios Padre, en  la vida y pascua de Jesús que, en su Espíritu, se ha manifestado y continúa habitando toda la tierra, en la humanidad y la realidad histórica. El Reino de Dios Padre en el Hijo y su Espíritu, el Dios Trinitario, en la comunión fraterna y solidaria de las tres Divinas Personas: es la entraña que habita y modela al pueblo de Dios que anuncia, celebra y realiza el Reino de amor y justicia con los pobres en el mundo y en la historia. Pueblo de Dios que en la fe se enraíza y se encuentra, de forma más plena, en la comunidad apostólica que Dios en Jesús y su Espíritu fundó, la iglesia universal (católica). La iglesia católica es así símbolo (sacramento) del Dios Trinitario y su Reino de salvación en la comunión fraterna y en la justicia con los pobres. Es la iglesia pobre y fraternal en Cristo pobre y crucificado, la iglesia de los pobres en el amor universal y justicia con los pueblos crucificados en la injusticia (los pobres), que nos regala el Reino para que se realice esta salvación en la comunión fraterna universal.

Como sacramento de comunión y salvación universal en la fraternidad y justicia con los pobres, la iglesia tiene como misión vivir (comunión) y celebrar (liturgia), anunciar (profecía) y servir (diakonía) para realizar en la historia el Evangelio (Buena Noticia) del Reino de Dios con su amor y justicia con los pobres. La misión evangelizadora del Reino marca toda la vida y  pastoral-praxis de la iglesia. La iglesia tiene su corazón en la unión con Dios en Jesús y su Espíritu, que realiza el Reino y su comunión fraterna en la historia. Esto es, la iglesia se entraña en esta espiritualidad de vida en el Dios que se revela en Cristo y su Reino, que se expresa en su vida y praxis de: oración y litúrgica-sacramental, como iglesia sacerdotal; de anuncio del Reino (educación-formación en la fe, catequesis…) y denuncia contra todo aquello que no se ajuste al Reino, como iglesia profética; de servicio en la caridad y su acción social para el bien común y la justicia con los pobres, como iglesia de la diakonía. En realidad, como se ve, la iglesia vive desde esta comunión (konionía) en Dios y con la humanidad, celebrando, anunciado y sirviendo al Reino del amor y la justicia con los pobres. Dios que es Amor y Justicia se nos entrega como Don, Gracia, suscitando en la iglesia la fe por la que nos adherimos al Reino y su salvación, en la esperanza que se  realiza en el  amor y la justicia liberadora. Es la iglesia teologal de la fe, esperanza y caridad cuyo amor y justicia con los pobres: impregna y realiza esta fe en el Reino con su esperanza de que la salvación ya- aquí y ahora- se va estableciendo en el mundo y la historia con Cristo y su Reino de amor fraterno y justicia. La praxis orante y celebrativa, profética y de diakonía en la iglesia está toda ella animada, vivificada por esta vida teologal de fe y esperanza en el Dios Amor-Caridad y Justicia con los pobres, que es lo que celebramos, oramos y vivimos en el servicio de este amor, caridad y su justicia con los pobres.

Tal como corresponde al Reino y a su Encarnación en Jesús, esta vida teologal de fe, esperanza y caridad es a la vez, de forma co-relacionada, personal y sociopolítica que busca el bien común y la justicia con los pobres; una sociedad y un mundo más fraterno y justo, que es lo que Dios nos regala con su Reino. De ahí que la misión evangelizadora y su gracia salvadora tenga como elementos constitutivos: el compromiso por la paz y la justicia que va transformando a las personas y al mundo, con sus relaciones e instituciones, leyes y estructuras de pecado  e injustas que oprimen y excluyen a las personas, a los pobres; la defensa y promoción de la vida en todas sus fases y dimensiones, servir y promover la dignidad, derechos y desarrollo solidario, liberador e integral de las personas y de los pueblos. La gracia y su salvación, que se realiza en el amor y la justicia con los pobres, contempla y abarca inseparablemente el espíritu o alma y el cuerpo- somos espíritu encarnado-, la persona con su sociedad y mundo, los corazones, la cultura y sus relaciones, leyes y estructuras o sistemas (sociales y políticos, laborales y económicos…). La gracia y su salvación se nos regalan para liberarnos integralmente. Es una liberación del pecado personal en la conversión del corazón, de la persona que es asimismo comunitaria y social-política. Y, por tanto, es a la misma vez una liberación de la sociedad y del mundo, del pecado social-estructural, de las estructuras sociales de pecado que impiden el amor fraterno, justo. La gracia-caridad y el pecado son de forma inseparable, sinérgicamente, personal y socioestructural; por lo que hay promover estructuras de gracia, fraternas frente al mal.

Y es que no se puede disociar el amor-caridad de la justicia (social, global) que busca el bien común e ir las raíces y causas (espirituales-morales y políticas/económicas) de las cuestiones sociales, de la injusticia y desigualdad que generan las mayores problemáticas. Tales como el paro o la explotación laboral y, como consecuencia,  el hambre y la miseria, la pobreza y la exclusión social, el no respeto a la dignidad y vida de las personas. Y todo ello desde el protagonismo y promoción liberadora e integral de los pobres. No solo hay que dar el pez (los alimentos o bolsa de comida y ropa, etc.) y la caña de pescar (una educación, formación…), a pesar de que todo esto es urgente y necesario. Pero si nos quedamos sólo en esta beneficencia o asistencia y proyectos de desarrollo comos los educativos, etc. practicamos un asistencialismo paternalista, que encubre las raíces y las causas de las injusticias con sus desigualdades que generan el hambre, la pobreza y la exclusión en el mundo. Nos convertimos en cómplices y colaboradores  de este mal e injusticia social y global. Tal como se encarna, actualmente, en la ideología y sistema del neoliberalismo, del capitalismo que es inmoral e inhumano. El capitalismo asesina por hambre, miseria y pobreza a miles y miles de personas al día, miles y miles de niños; asesinados porque no son rentables, productivos ni competitivos para su sistema global de comercio injusto, su sistema mundial financiero especulativo-usurero o el laboral que es indecente. Nuestras praxis socio-caritativa tiene credibilidad moral, es ética y justa: si denuncia y transforma esta ideología y sistema capitalista inmoral, que ha generado la estafa y corrupción actual de la crisis. No podemos ser colaboradores del capitalismo y de sus grandes empresas multinacionales, de sus corporaciones financieras-bancarias, con sus banqueros y ejecutivos, dueños tiránicos del mundo que fabrican la pobreza en serie.

Para toda esta praxis en la caridad,  como nos enseña la iglesia, es imprescindible la conocida como doctrina social de la iglesia (DSI), que es un aspecto constitutivo de la misión de la iglesia. Y que contiene principios y claves que desmontan el mal e injusticia, que le es inherente al capitalismo. Como la verdadera libertad, que se opone al individualismo neoliberal y que se efectúa en el compromiso por la justicia y el bien moral. La ética debe regir a la economía y a la política para el bien común, no para unos pocos. La vida, justicia y dignidad de las personas por encima del mercado y del beneficio, de la rentabilidad y competitividad. El destino universal de los bienes que es lo primero, antes que la propiedad privada que está subordinada a este reparto justo y uso común de los bienes. De ahí que las riquezas, el ser ricos, sea inmoral. La prioridad del trabajo, del trabajador-a y su dignidad: sobre el capital, sobre las ganancias y balances, déficits o ajustes. La socialización del trabajo y de la empresa se antepone a la concentración privada o estatal de los medios de producción (del gobierno y gestión de la empresa). La economía real, la creación de empleo y el desarrollo humano que debe erradicar la especulación y usura financiera-bancaria; las finanzas están al servicio de la inversión para el empleo y el estado social de derecho-s.

Esta praxis de la caridad social y política, guiada por este tesoro de la DSI, para  la transformación del mundo y sus estructuras injustas, como el capitalismo, tiene como sujetos principales al laicado; al apostolado seglar y la acción católica- forma diocesana primordial de organización laical-, a las imprescindibles comisiones diocesanas de solidaridad internacional o, de forma mas habitual, de justicia y paz. Este laicado, laicos y familias, tienen como vocación y misión específica, por su condición bautismal, ejercer su sacerdocio, su ser profetas y reyes: en la consagración, anuncio/denuncia y servicio trasformador-liberador, más directo e inmediato, del mundo y su gestión de las realidades humanas. Como son la cultura, la política y la economía. Y el ministerio (sacerdocio) ordenado, con sus presbíteros y obispos, presididos en la caridad por el sucesor de Pedro (el Papa), está al servicio de este sacerdocio común de los laicos, de la santidad bautismal en la caridad política transformadora del mundo, que es lo peculiar y específico del carisma y misión de los laicos.

Después de este recorrido sintético por entraña de la fe en la vida y praxis de la iglesia, tal como nos la muestra la teología y el magisterio, concluimos más enamorados del seguimiento de Jesús. Más entusiasmados con esta vida de fe en la esperanza que se efectúa en amor y justicia con los pobres, para que se vaya realizando el Reino de Dios en la vida del mundo, que culmina en la vida plena-eterna, en la comunión de los santos.
___________________________________________________________________________
Por Agustín Ortega, Subdirector del Centro Loyola (Las Palmas) y Profesor en el ISTIC  (Departamento de Praxis)

martes, 30 de octubre de 2012

¿Se puede mejorar la democracia con la experiencia del software libre?

Posted by Recursos Teologicos  |  at  18:35


El mundo del código abierto ha aprendido a hacer frente a una avalancha de ideas nuevas, a menudo divergentes, que usan servicios de alojamiento como GitHub. Así que, ¿por qué no pueden hacerlo los gobiernos? En esta charla emocionante, Clay Shirky muestra cómo las democracias pueden aprender una lección de Internet para no sólo ser transparentes, sino también para aprovechar los conocimientos de todos sus ciudadanos. Clay Shirky argues that the history of the modern world could be rendered as the history of ways of arguing, where changes in media change what sort of arguments are possible -- with deep social and political implications

miércoles, 17 de octubre de 2012

Mensaje de la CTI por el año de la fe

Posted by Recursos Teologicos  |  at  17:52

Ciudad del Vaticano, 16 octubre 2012 (VIS).-La Comisión Teológica Internacional, con motivo del Año de la Fe, ha escrito un mensaje del que reproducimos amplios extractos. “Como comunidad de fe, (,,,) la Comisión Teológica Internacional, en su conjunto, quiere manifestar su atención especial al mensaje de conversión de este Año de la fe, renovando y profundizando su compromiso al servicio de la Iglesia. Por eso, el próximo 6 de diciembre con ocasión de su sesión plenaria anual y bajo la guía de su presidente, el arzobispo Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, irá en peregrinación a la basílica romana de Santa María Mayor a fin de encomendar su trabajo y el de todos los teólogos católicos, a la Virgen fiel, proclamada “bienaventurada porque ha creído”. “Durante este Año de la fe, la Comisión Teológica Internacional se ha comprometido”in medio Ecclesiae” a aportar su contribución específica a la nueva evangelización promovida por la Santa Sede. Esto significa discernir el misterio revelado con todos los recursos de la razón iluminada por la fe, en beneficio de todos los creyentes, favoreciendo también su recepción en la cultura actual”. “Como recientemente afirmaba el documento de la Comisión Teológica Internacional titulado: “La teología hoy: perspectivas, principios y criterios”, toda la teología deriva de la fe y se ejerce en dependencia constante de la fe, que es vivida en el pueblo de Dios guiado por sus pastores. De hecho, sólo la fe permite al teólogo acceder realmente a su objeto: es decir, la verdad de Dios que ilumina la totalidad de lo real con la luz de un nuevo día - “sub ratione Dei”. “Por lo tanto, el teólogo trabaja para “inculturar” en la inteligencia humana, bajo las formas de una auténtica ciencia, los contenidos inteligibles de la "fe que ha sido transmitida a los creyentes de una vez por todas”. Pero dirige una atención especial al acto mismo de creer (...) En efecto, existe una unidad profunda entre el acto por el que creemos y el contenido al que damos nuestro asentimiento (...) A partir de este acto de fe, el teólogo elabora la consonancia antropológica de alto perfil - la "conveniencia"(...); se interroga, así, sobre el modo en que la gracia procedente de Dios suscita, en el corazón mismo de la libertad humana, el "sí" de la fe, y muestra cómo la fe es "el cimiento del edificio espiritual” (...), en el sentido de que da forma a todas las dimensiones de la vida cristiana, personal, familiar y comunitaria”. “El trabajo del teólogo no solamente está enraizado en la fe viva del pueblo cristiano, atento a lo que "el Espíritu dice a las iglesias", sino que está finalizado, por entero, al crecimiento de la fe en el pueblo de Dios y a la misión evangelizadora de la Iglesia (...) El teólogo, por tanto, en colaboración responsable con el Magisterio, abraza el servicio de la fe del Pueblo de Dios como su propia vocación”. “Al mismo tiempo, el teólogo es servidor de la alegría cristiana, que es "la alegría de la verdad” .(...)En este sentido, se puede decir con verdad que la fe - y la misma teología como “scientia fidei” y sabiduría - da, a todos los enamorados de la belleza espiritual, el gusto anticipado de la vida eterna”. Pubblicato da VIS Archive 01 el martes, octubre 16, 2012

miércoles, 20 de junio de 2012

La conversión de una famosa filósofa que ...

Posted by Recursos Teologicos  |  at  19:25

La conversión de una famosa filósofa que escribe su último post en un portal ateo | Teología2.0
Magnífica explicación de su conversión cuando llega con sinceridad a la explicación racional final y no es suficiente...
View or comment on Recursos Teologicos's post »
Google+ makes sharing on the web more like sharing in real life. Learn more.
Join Google+
You received this message because Recursos Teologicos shared it with jjgm71.sintesis@blogger.com. Unsubscribe from these emails.
You can't reply to this email. View the post to add a comment.

sábado, 16 de junio de 2012

Las nuevas teorías sobre el multiverso (Multi...

Posted by Recursos Teologicos  |  at  11:07

Las nuevas teorías sobre el multiverso (Multi Universo)
Las nuevas teorías sobre el multiverso (Multi Universo). Posted just now by Recursos Teologicos · Recursos Teológicos ●. Departamento de Teología y ciencias bíblicas del ISTIC. Subscribe. RSS Feed. Ad...
View or comment on Recursos Teologicos's post »
Google+ makes sharing on the web more like sharing in real life. Learn more.
Join Google+
You received this message because Recursos Teologicos shared it with jjgm71.sintesis@blogger.com. Unsubscribe from these emails.
You can't reply to this email. View the post to add a comment.

Suscríbete
¡Recíbenos en tu email!

Proudly Powered by Juan Jesús García.
back to top