miércoles, 17 de octubre de 2012

Mensaje de la CTI por el año de la fe

Posted by Departamento de Teología  |  at   17:52

Ciudad del Vaticano, 16 octubre 2012 (VIS).-La Comisión Teológica Internacional, con motivo del Año de la Fe, ha escrito un mensaje del que reproducimos amplios extractos. “Como comunidad de fe, (,,,) la Comisión Teológica Internacional, en su conjunto, quiere manifestar su atención especial al mensaje de conversión de este Año de la fe, renovando y profundizando su compromiso al servicio de la Iglesia. Por eso, el próximo 6 de diciembre con ocasión de su sesión plenaria anual y bajo la guía de su presidente, el arzobispo Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, irá en peregrinación a la basílica romana de Santa María Mayor a fin de encomendar su trabajo y el de todos los teólogos católicos, a la Virgen fiel, proclamada “bienaventurada porque ha creído”. “Durante este Año de la fe, la Comisión Teológica Internacional se ha comprometido”in medio Ecclesiae” a aportar su contribución específica a la nueva evangelización promovida por la Santa Sede. Esto significa discernir el misterio revelado con todos los recursos de la razón iluminada por la fe, en beneficio de todos los creyentes, favoreciendo también su recepción en la cultura actual”. “Como recientemente afirmaba el documento de la Comisión Teológica Internacional titulado: “La teología hoy: perspectivas, principios y criterios”, toda la teología deriva de la fe y se ejerce en dependencia constante de la fe, que es vivida en el pueblo de Dios guiado por sus pastores. De hecho, sólo la fe permite al teólogo acceder realmente a su objeto: es decir, la verdad de Dios que ilumina la totalidad de lo real con la luz de un nuevo día - “sub ratione Dei”. “Por lo tanto, el teólogo trabaja para “inculturar” en la inteligencia humana, bajo las formas de una auténtica ciencia, los contenidos inteligibles de la "fe que ha sido transmitida a los creyentes de una vez por todas”. Pero dirige una atención especial al acto mismo de creer (...) En efecto, existe una unidad profunda entre el acto por el que creemos y el contenido al que damos nuestro asentimiento (...) A partir de este acto de fe, el teólogo elabora la consonancia antropológica de alto perfil - la "conveniencia"(...); se interroga, así, sobre el modo en que la gracia procedente de Dios suscita, en el corazón mismo de la libertad humana, el "sí" de la fe, y muestra cómo la fe es "el cimiento del edificio espiritual” (...), en el sentido de que da forma a todas las dimensiones de la vida cristiana, personal, familiar y comunitaria”. “El trabajo del teólogo no solamente está enraizado en la fe viva del pueblo cristiano, atento a lo que "el Espíritu dice a las iglesias", sino que está finalizado, por entero, al crecimiento de la fe en el pueblo de Dios y a la misión evangelizadora de la Iglesia (...) El teólogo, por tanto, en colaboración responsable con el Magisterio, abraza el servicio de la fe del Pueblo de Dios como su propia vocación”. “Al mismo tiempo, el teólogo es servidor de la alegría cristiana, que es "la alegría de la verdad” .(...)En este sentido, se puede decir con verdad que la fe - y la misma teología como “scientia fidei” y sabiduría - da, a todos los enamorados de la belleza espiritual, el gusto anticipado de la vida eterna”. Pubblicato da VIS Archive 01 el martes, octubre 16, 2012

Tagged as:
Sobre el autor

Blog del departamento de Teología del Istic

Suscríbete
¡Recíbenos en tu email!

Proudly Powered by Istic (Gran Canaria) .
back to top