miércoles, 14 de marzo de 2007

¿Libertad religiosa en Israel?

Posted by Emilio López  |  at   9:04

No quisiera que este post fuese visto políticamente tendencioso, no es mi intención. Me he encontrado un artículo en el Jerusalem Post (periódico de habla inglesa sobre la situación del Estado de Israel) en el que se habla, como podréis leer después, de un curioso hecho, que parece molestar (según se expresan en algunos comentarios en la misma página web) a muchos judíos israelitas. Quiero colgarlo (traducido al español por un humilde servidor) para que se vea sobre todo las diferentes posiciones que algunos rabinos judíos tienen en cuanto a la presencia de cristianos en este Estado. Aquí pongo el enlace original para los que leáis el inglés. Podeís perder un poco de tiempo echando un vistazo a los comentarios, quizá aún más esclarecedores.

No he traducido dos términos usados en hebreo moderno (trasliterados al inglés en el artículo), esenciales para entender el artículo. El primero es "olim", los que suben, que se dice de los judíos que han echo su retorno a Israel. El segundo, en clara relación con el primero, es "aliyah", subida, que ha de entenderse justamente como retorno, vuelta a Israel. No digo, por ser políticamente correcto, inmigración.


Continúa...


Basta de introducciones, aquí el artículo en español, creo que da pie a hablar de muchas cosas, no sólo de política:


Finalmente en Israel, algunos Falash Mura están convirtiéndose a Jesús

por Uriel Heilman.


Cuando un israelí etiópe de nacimiento llamado Dessie acabó su compulso servicio militar hace tres años e hizo planes para viajar a Tailandia, India y Vietnam, deseaba embarcarse en una búsqueda espiritual.
Al igual que muchos jóvenes israelíes, Dessie sentía un vacío espiritual en su vida. Aunque había estudiado durante años en una universidad religionsa en el Barrio Talpiot (Jerusalén Este) poco después de hacer aliyah en 1992, no era muy religioso.
Dessie esperaba poder encontrar en el lejano Oriente algo de la espiritualidad que echaba en falta en una vida en Israel consumida en fiestas y alchohol.
“Estaba sediento de Dios. Me sentía vacío por dentro” decía Dessie. “Fue entonces cuando descubrí a Jesús”.
Dessie, de 25 años, es ahora un devoto miembro de Shalhevetya, una de las Iglesias protestantes que van creciendo en número en Israel, que se presentan como congregaciones de Judíos mesiánicos y que proveen a los Israelitas etiópicos.
Algunos de los miembros nacieron Judíos, otros son Cristianos que tomaron parte de la migración “Falash Mura” a Israel de hace 15 años, y otros son etíopes cuyos orígenes judíos son opacos y cuya alfabetización judía es virtualmente no existente.
Recent Ethiopian olim are easy prey for Christian missionaries. They come to Israel with little knowledge of Judaism; some have Christian roots. Most practiced some form of Christianity in Ethiopia before filing their aliyah petitions and moving to the Ethiopian cities of Gondar and Addis Ababa.
Los recientes olim etíopes son facilmente presa de los misioneros Cristianos. Vinieron a Israel con poco conocimento sobre el Judaísmo, algunos tienen raíces cristianas. Muchos practicaban alguna forma de Cristianismo en Etiopía antes de rellenar su peticiones de aliyah y trasladarse a las ciudades etíopes de Gondar y Addis Ababa.
Algunos líderes israelíes etíopes veteranos están advirtiendo que la prolongada aliyah etíope está poniendo peor las cosas, trayendo a Israel muchos cristianos que incluso están casados con etíopes de origen judío o que reclaman fraudulentamente estar relacionados con
“Hoy la aliyah de los Falash Mura se ha convertido en un negocio” dice Rabbi Yitzhak Zagay, un rabino etíope-isarelí en Rehovot, director del Comité Nacional de Judíos Etíopes, formado recientemente para combatir la actividad misionera.
El término Falash Mura se usa para hablar de etíopes con orígenes judíos que se convirtieron al Cristianismo hace bastantes generaciones para escapar de presiones sociales y económicas.
Inicialmente rechazados como apóstatas cuando Israel decidió hace más o menos 30 años facilitar la aliyah de los etíopes que habían mantenido su identidad judía, los Falash Mura empezaron a venir a Israel legalmente después del cambio de política del gobierno en los primeros años de los 90.
Si se hubiesen convertido al Cristianismo hace 150 o 200 años, estaría a favor de su aliyah”, dijo Zagay sobre los Falash Mura, haciéndose echo de la posición del Jefe del Rabinato israelí, que piensa que los Falash Mura son cristianos con orígenes judíos que son bienvenidos a la vuelta a la fe de sus antepasados.
“Pero no todos los que llegan son judíos. Están los que compran una identidad judía, y los que venden una identidad judía” dice Zagay. “los hijos ricos de Addis Ababa hacen presa en los Falash Mura y les pagan para casarse con ellos, llegar a Israel y después divorciarse e intentar traer al resto de sus familiares. El problema es que después de que llegan aquí, no solamente no son judíos, sino que están misionando activamente. Son adventistas, pentecostales y de otros grupos protestantes”, dijo.
Zagay organizó una conferencia en Rehovot en Febrero para afrontar el problema.
Otros líderes comunitarios, como el ex-miembro del Knesset Shlomo Molla, actualmente director de un departamento de la Organización Mundial Sionista, dice que los que hacen proselitismo son principalmente los extranjeros, no los etíopes.
“Este fenómeno existe en varios sectores de la población israelí, dijo Molla. “No creo que esté conectada con los Falash Mura. Desafortunadamente, los misioneros tienen éxito al penetrar en la comunidad etíope. Operan en la periferia. No son queridos. No son apoyados”.
La Iglesia a la que asiste Dessie la llevan protestantes finlandeses, dijo. Mantiene una variedad de servicios comunitarios; el domigno por la noche está reservado a los etíopes.
[…]
Muchas formas de proselitismo cristiano son ilegales en Israel.
Rav Simcha HaKohen Kook, rabino jefe de Rehovot, dice que el problema yace en un sistema de educación israelí que tiene penosas
“a pesar del hecho de que la oposición al cristianismo es absoluta en la comunidad etíope, existe una gran pobreza, indigencia y falta de respeto por los superiores de la comunidad, y así los etíopes son presa fácil para los misioneros”, dijo Kook.
Los misioneros “ofrecen ayuda y dan dinero, y los etíopes no conocen el judaísmo, así que es más fácil ganárselos”, dijo Kook. “Éste es un problema extendido entre los inmigrantes de muchos países. Si esto no se vuelve una preocupación nacional, combatir la actitividad misionera en un nivel nacional entre etíopes, rusos y otros, entonces nos arriesgamos a vaciar el Estado de Israel de todo su contenido judío”.
Pero Zagay y otros líderes religiosos atribuyen el problema a los propios Falash Mura. Él dice que los que vinieron en los primeros años de los 90 eran legítimos Falash Mura - miembros de familias cristianas de las que se sabía que tenían raíces judías – pero la mayoría de los que llegan ahora no lo son.
Esto ha llevado a llamar a la comunidad de etíopes israelitas para que hagan un paréntesis a la aliyah de los Falash Mura. Por tratarse de una materia tan delicada, pocos líderes etíopes desean hablar de esto públicamente.
“Esta aliyah está causando un daño irreversible al Estado de Israel”, contó un líder etiópe israelí en Jerusalén. “Esta gente no son judíos. Está separando a los etíopes de la comunidad Israelí.
“Quiero poner final a esta mentira”, dijo este líder. “Los israelíes blancos temen que se les acuse de racismo, por eso continúan trayéndolos. Pero si Israel trae gente por razones humanitarias, preferiría que trajeran los refugiados de Darfur”.
Incluso oficiales israelíes implicados en la aliyah reconocen que algunos de los etíopes que llegan a Israel no son judíos, pero afirman que el número es pequeño.
Como es virtualmente imposible para los Falash mura probar su proveniencia judía, entran a Israel bajo la ley de Entrada, una ley humanitaria diseñanda para hacer posible la inmigarción d familiares de isarelies, más que bajo la Ley del Retorno, hecha para judíos.
Una vez aquí, la Agencia Judía de Israel vigila su requerida conversión y enseña hebreo y judaísmo a los Falash Mura.
Esta controversia parecía lejana en una reciente tarde de domingo, cuando unas cuantas docenas de etíopes israelitas calladamente emprendían el camino hacia la Iglesia Shalhevetya cerca de un barrio fervientemente Ortodoxo de Jerusalén.
Dentro, los miembros de la congregación se movían con la música del órgano, ojos cerrados, brazos extendidos, Nuevos Testamentos en hebreo sobre sus sillas, cantando canciones a Jesús.

Sobre el autor

Blog del departamento de Teología del Istic

4 comentarios :

Anónimo dijo...

Deberia prohibirse la actvidad misionera en Israel
Lo ideal es que el Pais fuera
95% judio solo 5% no judio que serian lo empleados de embajadas
y empresas multinacionales
Mi email es:
pabloalia2007@yahoo.com.ar

Querido Pablo (supongo que este es tu nombre): sin querer entrar en debates políticos, como digo en la intruducción del post, te debo responder. No debería prohibirse la actividad misionera en Israel, ya está prohíbido.
Como ciudadano español, habituado a la libertad religiosa, publiqué el post porque me parecía sorprendente que se diera cobertura periodística a tal "noticia", aunque respeto las leyes de Israel, país en el que me encuentro desde hace dos meses y que justo mañana dejaré para volver a Europa. Además, como puedes comprobar, el blog está dedicado a Teología cristiana-católica, por lo que no pretendía suscitar un debate político, sino de diálogo sobre la libertad religiosa, vista desde mi estancia en Jerusalén, una ciudad en la que conviven muchas religiones, por no hablar de las distintas confesiones dentro del mismo cristianismo. Gracias por tu comentario, y espero no haberte molestado en tus creencias, ya sean religiosas o políticas

de que hablan, todas las religiones son falsas no hay ninguna que se acerque a la verdad absoluta, se han concentrado mas en precticas religiosas, que adorar al veradero Dios, y se han desviado del proposito, nadie quiere peleas y discordias, y esto es lo que demotiva a las personas a seguir creyendo en un Dios, debido a las circunstancias que se presenta hoy dia y mas en Israel, adoran a Dios, con practicas que se desvian del proposito de El.... Las religiones solo son manipulaciones para embrutecer a las personas, y no creo que a Dios le agrade mucho la idea de como estan manipulando su palabra. ¿que es esto? me indigna que la Biblia sea manipulada por fantasias que emburtebcen y envceguer al resto de las personas.
Eh dicho!!!! Fin.

Anónimo dijo...

Hola amigos, yo creo que el problema es otro.

Israel es un pais diminuto, es de grande como el Estado de Nueva Jersey en EEUU o como Galicia en España.

Apenas hay 7 millones de habitantes en todo el pais, solo en Madrid (España) ya hay mas de 4 millones.

El Estado de Israel, paga la a los Olei (inmigrantes) todos los gastos durante su primer año en Israel: (casa,comida,colegio,guarderias,clases de idioma)ademas de buscarle trabajo al "Jadash Olei (Nuevo inmigrante).

Semejantes ayudas, estan atrayendo una abalancha de falsos Olim (plural de Olei), la mayoria de las veces cristianos, que no solo viven a costa de las ayudas del Estado de Israel, sino que ademas hacen un proselitismo activo que disminuye el numero de judios y extingue el judaismo en muchos barrios.

Si yo fuera judio, no me gustaria nada que mis impuestos se perdieran en traer gente a mi pais, que despues de vivir a mi costa durante su primer año, van a "comerle la oreja" a mis hijos, para que me vuelvan a casa con una cruz colgada al cuello.

Recuerden que estamos hablando de un pais enano, cualquier fenomeno social podria diesmar su soberania o su unidad religiosa.

Es mi opinion

Byes

Suscríbete
¡Recíbenos en tu email!

Proudly Powered by Istic (Gran Canaria) .
back to top