sábado, 10 de marzo de 2007

Recursos para los que empiezan

Posted by Departamento de Teología  |  at   10:45

Muchos de nosotros llevamos muchos años dedicados al estudio o a la investigación y hemos ido adquiriendo cierta destreza en cuanto a la organización del tiempo y al uso de los recursos disponibles para aprovecharlo mejor. En la mayoría de los casos, se trata más del resultado de la experiencia acumulada que del uso de técnicas depuradas y fijas, pero lo cierto es que, después de tanto tiempo, ahora sacamos más fruto – más rapidez y con mejor calidad – en nuestro trabajo cotidiano que cuando empezamos. En el mundo empresarial, gracias a los estudios de David Allen, se ha puesto de moda compartir los métodos de gestión y la organización de recursos, entre los miembros noveles y experimentados. Y por eso, nos llegan últimamente un aluvión de feeds sobre estas experiencias y métodos. Aquí hago un «collage» de los más interesantes y los que considero útiles para nuestro estudio diario. Son consejos para los que empiezan pero que nos pueden resultar interesantes a todos de cara a aprender nuevos métodos o instrumentos diferentes a los que usamos. En los comentarios, podemos hablar sobre los propuestos, sugerir los que nosotros usamos o recomendar planificaciones distintas.

Método de lectura: cómo estudiar y realmente aprender


Existe un método de estudio diseñado por Brian Tracy. El le llama Power Reading. Podría describirse como un método de lectura de velocidad variable ya que combina la lectura rápida con una lectura más profunda. Lo he estado aplicando y puedo afirmar que es una excelente forma de aprender. De verdad que me hubiera gustado conocerlo desde hace muchos años. El método, aunque parezca complicado en un primer vistazo, es en realidad muy sencillo y toma menos tiempo del que parece. Además, permite ahorrar tiempo ya que con los dos primeros pasos de este método de lectura puedes saber desde el principio si te conviene leer el libro o no.

Continúa...


Estos son los pasos. 1. Revisión preliminar del libro En esta etapa se lee la cubierta, el índice, se le da un vistazo al indice onomástico y se hojea rápidamente el libro. Para un libro de unas 250 páginas, te tomaría unos unos 10 a 15 minutos en total. 2. Previsualización o una lectura de rastreo. Se hojea todo el libro, tomando unos 7 o 10 segundos por página, buscando ideas clave, viendo imágenes, títulos y subtítulos. 3. Escribir lo que sabemos acerca del tema. Aquí escribes brevemente lo que ya sabes acerca del tema, hojeando los capítulos y tomando unos 5 minutos por cada capítulo. Este es uno de los pasos más importantes y no se debe omitir. 4. Lectura con propósito. Gracias al paso anterior ya sabes cuáles ideas del libro puedes articular, cuáles no y cuáles desconoces por completo, así que en este punto es donde lees la totalidad del libro, haciéndote preguntas acerca de las ideas principales, qué evidencia sostiene lo que ahí se afirma, a qué conclusiones se llegan, y sobre todo, de qué te sirve la información ahí planteada. 5. Lectura en búsqueda de ideas claves. En este paso buscas las ideas clave, lo que es más importante del libro, tomando unos 8 minutos por capítulo. Es importante que hagas anotaciones al margen del libro, subrayes las ideas clave. Es hora de decirle adiós a lo que te enseñaron en la escuela, donde te decían que los libros eran tan sagrados que terminaste por nunca tocarlos. 6. Revisión. En este paso te detienes en las partes que te han parecido más complicadas, tomando tiempo para comprender los puntos que no han quedado claros. 7. Notas y mapas mentales. Toma notas de lo que se cubre en el libro, de preferencia en forma de mapa mental. El resultado es que en unas pocas hojas tendrás valiosas anotaciones de lo que te ha parecido fundamental. 8. Revisión. Revisa por 10 minutos las notas al día siguiente, 10 minutos a la semana siguiente y finalmente por 10 minutos al mes siguiente. Puede parecer un sistema engorroso y lento en primera instancia, pero como es un método activo, puedes saber con claridad tu nivel de conocimiento y qué tanto necesitas profundizar, por lo que podrías estudiar en cosa de 6 horas un libro de unas 250. Lo mejor es que lo pruebes al menos una vez y decidas si te funciona. (Tomado de Cicog)

Método para tomar Notas

Un sistema enfocado más a estudiantes que tienen que recopilar gran cantidad de información a diario, el método de Cornell separa la página en áreas diferentes, como se muestra aquí:

* Note Taking Area (Área para tomar notas): Escribir la clase tan completamente como sea posible.
* Cue Column (Columna clave): Aquí anotaremos partes importantes del texto, anotaciones a lo dictado, etc. Dejarlo vacío al comienzo. Luego de escuchar la clase, reducir las notas como pistas para reflexionar, reseñar, y recitar.
* Resumen: Resumir cada página de las notas en una frase o dos.


Resumir mientras escuchamos:

Este es quizás uno de los tips que más me han ayudado a la hora de estudiar. Pero eso sí, requiere algo de práctica.

No se han encontrado en clase, a veces, cuando el profesor empieza a dictar ciertas partes importantes del curso, o cuando hace algunas presentaciones en Powepoint, y empieza a dar información complementaria, que escribimos simplemente demasiado? Cada palabra, cada punto de lo dictado o presentado, termina en nuestro cuaderno. El problema, es que muchas veces, ésto contiene muletillas innecesarias y otros elementos propios del lenguaje, de los cuales podríamos fácilmente prescindir.

Pero para matar dos pájaros de un tiro, demos un ejemplo con la misma definición de la palabra muletillas:

es una palabra o frase innecesaria que se repite mucho en la conversación, por costumbre o como apoyo [muleta en alemán: Krücke] al hablar: bueno, vale son ejemplos de muletillas. Por ejemplo, hay profesores que siempre terminan cada párrafo o parrafada con la misma muletilla ¿me explico?, como si no estuvieran seguros de que han expuesto claramente el tema. Las muletillas son expresiones innecesarias, comodines, palabras abstractas. No aportan mucho significado. Estos comodines son palabras que sirven para todo, si se abusa de ellas empobrece la lengua. Son [Allerweltswort, en informática Platzhalterzeichen] que sirven para todo, pero que en el habla empobrecen la expresión.

Ahora bien, imagínense que se está dando una clase sobre este tema, y deben copiar la definición de todo ello. Pero para que anotar, palabra a palabra, todo, si podemos hacer un resumen mientras lo oímos?

Aquí un ejemplo de cómo podría quedar:

muletillas – palabra, frase innecesaria, repetida incesantemente. No aportan significado. Ej: Repetir ¿me explico?

Así, toda la información realmente relevante del asunto, se reduce tan sólo a eso. Pero como dije, una cosa es leerlo y hacerlo, y otra completamente, oírlo y resumir. Para ello, tenemos que prestar bastante atención a lo que se está diciendo, eliminando frases y palabras innecesarias, y reemplazarlos por simbología (más de eso en el futuro), tratando de ser bastante puntual.

Pongamos otro ejemplo.

Digamos que el profesor empieza a dictar sobre un tema, esta vez, el aspecto persuasivo. Y empieza, “el aspecto persuasivo se encarga de resaltar los aspectos importantes que componen un producto”.

Nosotros ya “olemos” que se tratarán varios puntos sobre el “aspecto persuasivo”, así que estructuramos dicha frase como un subtítulo o título, y dibujamos una flechita, para que quede así:

aspecto persuasivo -> resalta aspectos importantes de producto.

Así, cuando contiúe el dictado, puede seguri quizás con “Otra función importante del aspecto persuasivo, es que ayuda al producto a distinguir entre los competidores.”

y como nosotros ya tenemos aspecto persuasivo como subtítulo, hay bastante que podemos ahorrar, modificando tan solo lo original asi:

aspecto persuasivo -> resalta aspectos importantes del producto

distingue entre competidores

Otra cosa que podemos obviar, a veces, son adverbios y adjetivos. A veces, éstos no afectan el resultado final, por lo cual podemos obviarlos completamente a la hora de tomar nota.

Ya se van dando una idea de como va la cosa, no? Quizás, para visualizar mejor la idea, es como si estuviésemos creando una presentación en Powerpoint, muy puntual, con las ideas principales.

La gran ventaja de esto, es que, al tener ya en nuestros apuntes la versión resumida del asunto, a la hora de estudiar para exámenes parciales o finales, no tendremos que estar subrayando nuestro propio cuaderno, buscando las ideas principales, o navegando por un mar de texto.

Y la otra gran ventaja? es que para hacer esto, al comienzo, se necesitará prestar bastante atención, lo cual nos ayudará a retener las ideas clave de la información que se nos ha dado, por lo que en realidad, mucho no tendremos que estudiar, ya que todo se nos quedará en la cabeza.

Nuevamente debo recalcar en que al comienzo quizás resulte difícil, pero una vez que se acostumbren, tendrán cuadernos de notas más ordenados y fáciles de estudiar, menos texto que evadir, y ahorrarán tiempo (y posible artritis).

Me sorprende, en realidad, que no muchos hagan esto. Pues es más común ver a personas anotando cada palabra oída durante un dictado, o cuando se tiene que copiar algún texto.


Utilizando simbología

La simbología creada por uno mismo resulta también bastante útil, y es algo más comunmente utilizado.

Basta con tomar de ejemplo a los SMS. Dado al limitado campo de acción que tenemos para mandar mensajes entre celulares, se crean diminutivos y formas de acortar la idea lo más posible.

La idea, es aplicar lo mismo a nuestro cuaderno. Pero también es necesario mantener un orden básico, para poder recordar qué era lo que significaba cada símbolo.

No es mala idea, pues, crear una especie de “hoja de leyenda”, con todos los diminutivos que utilicemos, y estandarizarlos siempre (a menos que hagamos alguna mejora).

Para dar ejemplos simples, reemplazar, por ejemplo, cuando se hablen de ventajas de algo, con un +, y desventajas, con su contrario. También, reemplazar mayor, con >, y menor con > (o éste ^) .

Yo también reemplazo el para, por una flecha ->. Por ejemplo, dormir sirve para descansar se convierte en “dormir -> descansar”

Y cosas así.

De hecho, yo reemplazo varias preposiciones con símbolos, o, en otros casos, simplemente los elimino.

Otro punto a mencionar, y no precisamente concerniente a simbología, es utilizar bastante bullets, numeraciones, y demás. Es decir, ser bien puntual con la información. En vez de escribir la información de corrido, línea tras línea, es mejor poner Bullets, y separar la información. Leer texto conciso cansa más la visa, y provoca menos, que un texto minimalista, y bien espaciado.


No subrayar textos:

La verdad, yo detesto subrayar textos. Y durante la universidad, escacez de estos no hay. Una mejor opción al subrayado, me parece escribir nosotros mismos, en una hoja aparte, resumenes (siguiendo los tips del paso 1). De paso que nos ejercitamos a la hora que tengamos que hacerlo en “vivo”, por así decirlo, cuando resumamos una clase que oímos, resumir nosotros mismos el texto ayuda mucho a la comprensión de éste, además que al final, tendrá más sentido a la hora de ser estudiado.

Y bueno, una vez que desarrollen estos 3 tips, el acto de tomar notas se hará algo más facil. Debo enfatizar en el hecho de que, cuando oigamos un dictado, confiemos en nuestro buen juicio de comprensión de lectura, y vayamos eliminando toda la información innecesaria que se nos dé, dejando una versión más minimalista de éste. El mejor ejemplo que puedo dar, es de imaginar que estamos haciendo una presentación PowerPoint en tiempo real, (una buena presentación, claro), y debemos ser lo más concisos posible.

(Tomado de Arturogoga)


Mejorar nuestra velocidad con el teclado:

En esta era, el teclado es casi siempre nuestra forma primaria de comunicación con muchas personas. No lo he comprobado, pero diría que la persona, en promedio, pasa 1–2 horas al día tipeando. Ya sean emails, IMs, memos, reportes, etc. Seguramente para algunos este numero es mucho más alto, y para otros es menor. Así que digamos que es 1.5 horas en promedio.

Ahora, asumamos que actualmente tipeamos 40 palabras por minuto (PPM). Si mejoramos la velocidad a 60, estaríamos ahorrándonos 33% del tiempo que invertimos actualmente. Mejoremos a 80, y ahora salvamos el 50%. Eso es casi 30–45 minutos que nos hemos ahorrado. En un año, o una decada (sin mencionar toda una vida), esto resulta en un gigantesco ahorro.

Es impresionante que nosotros invirtamos todas estas aplicaciones de productividad en negocios, y sin embargo existen varias personas que todavía siguen tipeando lentamente. Es me parece irreal. Mientras más rápido tipemos, mejor podemos comunicarnos. El teclado se vuelve una extensión natural de nosotros, en vez de algún impedimento para intercambiar información y compartirnos a nosotros con el mundo.

Recomiendo altamente invertir un poco de tiempo (al menos unos minutos al día), mejorando nuestro tipeo. Un programa que uso para esto es TypingMaster, y lo amo. Es fácil de usar, y puede incluso ser configurado para que rastree todo tipeo que hagamos, para que pueda incorporar palabras que generalmente escribimos mal, a sus ejercicios. Es definitivamente una gran manera de salvar tiempo, en una base diaria


Mejorar nuestra velocidad de lectura:

Al igual que con el tipeo, mejorar nuestra velocidad de lectura puede hacernos más productivos, y ahorrarnos bastante tiempo. También vría bastante, pero asumo que cada uno de nosotros pasa entre 1 a 2 horas al día leyendo. Ya sea el periódico matutino, email en el trabajo, investigación para nuestro trabajo o el colegio, o el último libro que haya salido, todos necesitamos estar leyendo continuamente hoy en día.

El caso es que muchos de nosotros no leemos bien. Leemos lentamente, y a menudo tenemos que leer las cosas varias veces para entender lo que sucede. Y al final, eso reduce la cantidad de cosas que leemos (si leemos lento, y tenemos problemas comprendiendolo, no será algo que disfrutemos), o resulta en mucho más tiempo invertido en leer, de lo que necesitamos.

Como el tipeo, hay maneras de mejorar las habilidades de lectura. Aquí algunas


* Lectura Activa: Una de las razones por la cual muchos de nosotros no leemos tan bien, es porque somos enteramente pasivos cuando lo hacemos. El cerebro se concentra mucho más cuando está activo, y la mejor manera de lograrlo, es hacer notas mientras leemos. Si leen un libro, y luego lo marcan bastante, subrayando, escribiendo notas, etc, encontrarán que la compresión habrá aumentado considerablemente, al igual que la velocidad de lectura (inclusive luego de contabilizar el tiempo invertido marcando el libro). Una de las mejores partes de hacer notas, es que se puede volver al material luego, y reseñarlo más rápida y efectivamente.
* EyeQ: He estado usando eventualmente una aplicación llamada EyeQ para mejorar mi velocidad de lectura. Creo que es una de las más veloces y fáciles maneras para que una persona mejores su habilidad para procesar información. funciona, haciéndonos mover nuestros ojos más rápido por el material Esto resulta en una acrecentada habilidad para filtrar palabras que son innecesarias (a, de, el, etc), asi como también un uso menor de subvocalización
* Fotolectura. Llevé una clase de fotolectura hace algunos años, y a pesar de que aún no me convenzo de que sea 100% legítimo, cualquier sistema que dice aumentar la velicidad a 25,000 palabras por minuto, o más, vale la pena chequear. Para personas que tienen que leer bastante, algo como Fotolectura podría posiblemente revolucionar sus vidas y liberar bastante tiempo.

(Tomado de Arturogoga)

Y por último, una propuesta de estrategia (basada en el GTD de D. Allen):


Según el libro Organízate con Eficacia de David Allen, debemos tomar en cuenta cuatro factores diferentes para saber cuál es la siguiente tarea a ejecutar:

1. Contexto. ¿Dónde estás? ¿Qué herramientas tienes disponibles en este momento? Por ejemplo, no puede usted llamar a alguien si no estás junto a un teléfono. Tampoco puede usted hacer una planificación presupuestaria sin Excel y los documentos del año pasado al frente.
2. Tiempo Disponible. ¿Cuánto tiempo disponible tiene usted en este momento? ¿2 minutos? ¿2 horas? ¿20 horas? ¿Qué tareas podría usted ejecutar en el tiempo disponible? Por ejemplo, algunas llamadas telefónicas o e-mails podrían hacerse en dos minutos, o tal vez para encontrar la información relevante para la planificación presupuestaria, pero no para iniciar esa tarea.
3. Energía Disponible. Hay tareas que necesitan una cuota de creatividad muy alta y otras son mucho más rutinarias. Tal vez un viernes en la tarde después de batallar con el tránsito un par de horas no es el momento correcto para hacer un plan de mercadeo, aunque tuviera usted tiempo suficiente y estuviera usted en el contexto correcto.
4. Prioridad. Ahora sí, dado un contexto, con un tiempo disponible y con la energía requerida, ¿cuál es la tarea que mayor impacto va a producir en su vida en este momento?

Al Grano: Con la Planificación Semanal no es posible estimar correctamente los cuatro factores por adelantado. Entonces, durante el fin de semana usted piensa que el jueves en la tarde podrá ejecutar una tarea, pero al llegar el momento, por uno o varios de los factores anteriores, ya no es práctico. Esta frustración es la que causa que muchos dejen de planificar! ¡No dejen de planificar! Lo único que hay que hacer es adquirir un paradigma nuevo y hacerlo diferente. Esta es mi sugerencia:

· Planifica una tarea (To-Do Priorizado) para un día únicamente cuando es 100% obligatorio hacer esa tarea ese día. O sea, sólo las tareas “A1”

· Todo lo demás se deja en la Lista Maestra de Tareas.

· La Lista Maestra se organiza por Contextos, o más bien por herramientas. El planificador en papel tiene dos categorías: Personal y Profesional. Se deshecha esto y cámbielo por las categorías siguientes:

o Casa – Tareas que necesitan hacerse en casa
o Computadora – Tareas que se requieren hacer en la computadora
o Computadora-Internet – Tareas que requieren estar en-línea para hacerse
o Llamadas – Llamadas telefónicas por hacerse
o Mandados ­– Visitas, Compras, Pagos, etc. o Oficina – Tareas que necesitan hacerse en la oficina.

· Cada uno de los contextos anteriores está debidamente priorizado con el sistema A-B-C que se acostumbra

Entonces, cuando llega ese viernes en la tarde luego de batallar con el tránsito, el proceso de decisión se parecería a esto

1. Estoy en la oficina. Puedo hacer tareas de Oficina, Computadora, Llamadas y Computadora-Internet.
2. Tengo dos horas disponibles
3. No tengo mucha energía.
4. Reviso las cuatro listas anteriores e intuitivamente escojo la tarea por hacer: Voy a investigar el website del producto que vi en la revista del avión.

El resultado es que convierto en productivo el tiempo de baja energía, en lugar de abrir el documento de presupuesto para no generar nada.

Otro ejemplo. Estoy esperando a que mi familia termine de alistarse para salir al cine.

1. Estoy en casa. Puedo hacer tareas Casa y Llamadas

2. Tengo, tal vez, 5 o 6 minutos disponibles.

3. Reviso rápidamente mi planificador y veo que hay unas llamadas que puedo hacer: Hola, ¿servicentro? Quería hablar con un vendedor para una cotización de llantas…

El resultado es que normalmente hubiera perdido esos 5 o 6 minutos porque no eran “planificables” el domingo pasado cuando hice mi planificación semanal. Ahora los aproveché y saqué una tarea adelante. ¿Era la más “prioritaria” en mi lista? No, pero sí era la correcta para ejecutar en ese momento.

(Tomado de Tecnología Eficaz)

Sobre el autor

Blog del departamento de Teología del Istic

2 comentarios :

Antonio dijo...

Bueno Juan Jesús, ya te contaré si esos métodos han hecho fruto en mi, si tengo algún sobresaliente este cuatrimestre te lo haré saber.

Espero que saques sobresalientes, sí, pero aplica estos métodos correctamente: dedica horas a leer, las horas de sueño justas, haz notas de todo lo que lees y organízalas, repásalas una vez por semana... En realidad estos métodos, no sustituyen el estudio y la investigación, sino que la potencian y ayudan a aprovechar el tiempo. Seguro que si haces todo esto no sólo sacarás sobresalientes, sino que te harás más metódico y habrá nacido un investigador de escuela. Saludos.

Suscríbete
¡Recíbenos en tu email!

Proudly Powered by Istic (Gran Canaria) .
back to top